16 feb. 2014

POR QUÉ UN SOLO DE CUCHARAS ES MEJOR QUE TODA LA MÚSICA ACTUAL

Allá por 1992, Soundgarden saltó a la fama con su canción Spoonman. En esta canción colaboraron con el artista callejero de California, Artis the Spoonman, quien ejecutó el solo de cucharas en cuestión.



Aunque se me pueda tachar de nostálgico, no encuentro razones para no exponer una serie de puntos que me han hecho pensar que este solo de cucharas (sin tener en cuenta todo el disco, sin tener en cuenta la canción completa siquiera) es mejor  que toda la música que ha salido de 2010 hasta aquí:

1º Genuino: Genuino viene de genio. Soundgarden (relativamente desconocidos antes de este solo) deciden incluir en su canción a Artis the Spoonman y no solo contentos con ello reestructuran el tema para que tenga cabida su solo de cucharas (aumentan minutaje). Me gustaría ver a alguien hoy en día contándole a su productora que va a hacer algo similar y también me gustaría ver como lo mandan a paseo.

2º Riesgo: Es la máxima expresión del riesgo. En la escena de principios de los 90 (hasta la llegada del grounge, precisamente) el mainstream todavía intentaba reciclar el metal-glam amariconado de pelucones cardados, lentejuelas y toneladas de reverb.

Wikicommons
Artis the Spoonman (foto extraída de Wikicommons)
3º Producción: No sé si habéis escuchado este solo de cucharas con detenimiento y un buen equipo de música, pero salen cucharas hasta por donde no hay altavoces. No me he parado a contarlas, pero creo que no exagero si digo que hay 20 pistas grabadas solo para las cucharas, además del resto del instrumental.

4º Gusto: Que Soundgarden es (o fue) una de las mejores bandas del mundo es, a estas alturas, indiscutible. Este solo no es una causa, sino una consecuencia. Haría falta ser Soundgarden para justificar un solo de cucharas en un tema y conseguir que quede tan épico como quedó.

Ahora abrid Youtube, buscad cualquier “éxito” de un artista de Vevo de los últimos 4 años e intentad encontrar algo similar. Exacto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siéntete libre de decir lo que realmente te apetezca.