14 abr. 2014

LA AUTENTICIDAD EN LA MÚSICA

Soy un gran amante del diseño. Entiendo el valor de la utilidad y del menos es más. No está de más pensar que rediseñando ciertas facetas en la vida de las personas, viviríamos mejor. ¿Os imagináis rediseñar el cuerpo humano? ¿Especializar el cuerpo en vivir? ¿Vivir mil años gracias a un diseño mejorado de uno mismo?

El diseño aplicado al arte implica un razonamiento para acortar el trayecto que hay entre el estímulo y el receptor. Cuanto mejor sea el diseño, más puras van a llegar las emociones que se quieren transmitir.

LA4PARED-ojo
Ahora, quiero delimitar una diferencia: el diseño y el prediseño (la plantilla). Pensar un diseño único requiere un esfuerzo único que hará que en un caso concreto algo funcione de forma óptima. Un prediseño será original la primera vez y puede funcionar en 99 de 100 casos similares. Entiendo el valor de la utilidad y del menos es más, pero de la misma forma que un prediseño funcionará en los ámbitos que requieran hiperreproductibilidad, también sé que dejará de funcionar en los casos en los que se requiera un diseño único.

Y así es como se acabó con la música.


El arte de la música, (o el arte en la música, como se prefiera) murió con la radiofórmula. Concretamente en el momento en el que arraigó el concepto de producción musical. Pongamos un ejemplo: El blues. En el blues, el primerizo, el diseño de una canción, de un sonido, corría a cargo del compositor e intérprete. Antes de ser producidos en Chess records, antes de ser famosos, nadie les decía a Howlin´ Wolf, a Chuck Berry o a Muddy Waters como tenían que sonar. Diseñaron su blues intuitivamente, tocaban desde dentro, transmitían sentimiento puro. Y como ocurre con cada diseño nuevo, nadie salvo los visionarios supuso que aquello funcionaría hasta que fue un hecho. La fórmula del blues, el diseño del blues, se convirtió en un estándar, en una plantilla, que se sigue usando a día de hoy.



La música ha seguido evolucionando y la producción musical también. Y por paradójico que parezca, lo han hecho en sentidos muy diferentes. Si bien, la evolución de la música es más lenta y tiene picos, baches y valles, y su objetivo es transmitir sentimientos y sensaciones de la forma más pura posible; la evolución de la producción musical es una línea siempre ascendente cuyo objetivo pasó de ser el de difundir esta forma de arte, a amasar billetes a toda costa. Estas dos líneas evolutivas se han separado tanto a lo largo del siglo XX y XXI que ya no forman parte del mismo mundo.


Ya no existe esa idea de, por una parte, los músicos ocupándose de la tarea de componer canciones y buscar el sonido y, por otra parte, los empresarios aplicando plantillas prediseñadas para que esas composiciones y ese sonido se adecúe a la radiofórmula. Ahora ya no hay músicos en la red de música comercial, hay celebridades. En cualquier bar de una ciudad, hay una persona delante de un micrófono con más conocimiento sobre música, cantando mejor y transmitiendo más que la celebridad de turno, se llame Rihanna o Miley Cyrus. Las canciones que alguien ha diseñado para que estas celebridades finjan cantarlas, son constantemente la misma canción y llevan diez, veinte, treinta años vendiéndola gracias a la parte fea del diseño, que es el marketing. El sucio arte de vender humo.



Y aquí viene lo bueno. Estas líneas evolutivas no van a dejar de separarse nunca. La producción seguirá su rumbo fijo siempre al alza, basado en valores empresariales, y la música, siempre errática y sinuosa, se mantendrá evolucionando a su ritmo (nunca mejor dicho). Cuanto más se separen estas dos líneas, cuánto más focalizado y perfeccionado esté el diseño de las producciones, más espacio le estará dando a la música, a la buena música, al arte de la música, para recomponerse, rediseñarse y reubicarse. No me resultaría sorprendente, si de repente surgiese una potente escena underground que decidiese no pasar por el aro, no contar con las multinacionales, no aceptar imposiciones, no enfrentarse sino, sencillamente, ir en otra dirección. Jugar en otro mundo más divertido, más creativo y más libre.



Hoy en día, casi todos los músicos de a pie, sabemos que es prácticamente imposible (prácticamente) triunfar en la música sin pagar un alto peaje creativo por el camino. Vemos que por mucho que trabajemos, que por muchas horas que le echemos, el dinero no llega. Pero, ¿y si resultase que este asunto no va de pasta? ¿Si resultase que lo importante es ser auténtico?

Al fin y al cabo, la música existe desde los albores de la humanidad y bueno, el capitalismo, no.


Al César lo que es del César, la pulsión para escribir este texto ha surgido gracias a una conversación sobre blues con una amiga nuestra de Twitter @_GabrielaGZ Así que gracias!

También puedes leer: Un concierto, Lo que veis es lo que somos y Por qué un solo de cucharas es mejor que toda la música actual.

32 comentarios:

  1. Genial el post. Muy buenas reflexiones. El error está en pensar que la música es solo la que se comercializa. Que no hay vida más allá de los muros de las grandes empresas musicales. ¡Si una de las mejores sensaciones de la vida es que, en un local cualquiera, un día cualquiera, un/@s music@s "cualquiera" te regalen una canción que puede calificarse de mil formas menos con la palabra cualquiera! No hay nada como la sorpresa de descubrir algo nuevo, de sentirlo como si fuera tuyo, como si fuera un secreto totalmente desconocido y a partir de ahí disfrutar con el. Así que chicos, seguid dando guerra en los locales y siendo siempre el "nuevo descubrimiento" de alguien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo común, estar sentados en una cafetería con amigos melómanos (y no tanto) y que las conversaciones sobre música digamos "de calle" y la digamos "música" de la televisión tengan hasta terminologías distintas. Son conceptos arraigados ya en ámbitos muy distintos. El único problema es que se les sigue llamando música a ambas cosas.

      Eliminar
    2. Para mí el problema no es el nombre, ni lo que en él se contiene, la música lo acoge todo (debe que acogerlo todo). ¿hay algo que no sea loable en el concepto "música de la calle"?Para mí no desde luego (sino todo lo contrario) Los conceptos solo se pervienten si nosotros queremos. Para gustos: colores y notas. Quien disfrute escuchando como a alguien le gusta la gasolina o como le canta a un paraguas que lo aproveche... eso es lo bueno de la música. Para mí el problema está en la industria, en que permita(mos) que la música producida en masa y para la masa se expanda hasta tal punto que deje sin respiración a la la música artesana, singular, esa donde los músicos dejan todo lo que aman en cada nota, en cada letra.

      Eliminar
    3. Ahí ya nos metemos en términos de responsabilización y educación. Obviamente, a una masa con un criterio diezmado a causa de un difícil acceso a la cultura y un bombardeo constante por parte de las herramientas de alienación que son los Mass Media, no puedes ponerle un tema de John Cage porque no lo va a entender. En mi opinión personal, esa lucha está perdida, hay quién se ha molestado en adquirir una buena educación musical y quién se ha dejado llevar; y si este segundo grupo no ha tenido opción a acceder a la cultura o sencillamente no se ha molestado, no me compete. Por señalar a alguien, y coincido contigo, diría que si la cultura tuviese las mismas opciones de distribución y difusión que las grandes empresas tienen con estos instrumentos de tortura auditiva, más que posiblemente el grueso de personas que escuchan basura disminuiría notablemente.

      Eliminar
    4. No creo que esa lucha esté perdida, ni que sea solo una cuestión de educación musical (en el sentido estricto), también influye mucho el gusto personal. Está claro que a alguna gente le pones el 4.33 de John Gage y no va a entender una mierda (que le van a importar los silencios aunque se lo puedes explicar y luego lo ven de otra manera) pero quizás, si le pones algo como Dream puede o no gustarle, eso ya es una opción personal. Yo tengo amigos músicos (buenos y no tan buenos) que saben más de música de lo que yo sabré nunca y cuando vamos a algún concierto las opiniones, a veces, no pueden ser más distintas, pueden coincidir en que han visto a unos buenos músicos pero a unos les ha encantado y a otros les ha horrorizado... eso ya es una cuestión de piel supongo. A mí no me molesta que la gente escuche lo que quiera, será porque yo soy una "ecléctica musical por definición", lo que me molesta es que no podamos escuchar lo que queremos en igualdad de condiciones... no sé, se me está yendo la olla así que ya paro. Será mejor :)

      Eliminar
    5. Estarás conmigo en que el criterio, aunque sea propio de cada uno, hay que cultivarlo, ¿no?

      Eliminar
    6. Eso sí, por supuesto, si no conoces las opciones no tienes la opción de elegir. ;)

      Eliminar
    7. Pues quizás sea mi caso particular, pero no conozco a nadie con criterio musical al que le guste la gasolina. ;)

      Eliminar
    8. ya, vale, el ejemplo me lo ha puesto complicado, me he colocado la soga al cuello yo solita pero le preguntaré a alguien a quien le guste el reggeaton cuáles son los criterios que usan para decidir si una canción es mejor que otra... aunque seguro que está dificil porque son todas iguales... quizás el criterio o el acierto sea ese jejeje

      Eliminar
    9. Debe ser algo primitivo, sin respuesta concreta, una especie de dogma musical, cuestión de fe. Pero si hay que confesarse, aquí en privado, yo me confieso y con un par de copas reconozco que he bailado, en más de una ocasión, reggaeton. Así que algo tendrá y estoy segura de muchos de los que tienen tan buen criterio musical también lo han hecho jejejeje

      Eliminar
    10. Tiene un bombo cayendo a negras. Recurso que utilizamos todos los grupos cuando queremos que la gente de palmas. El truco está en no hacer de esa parte de la canción una institución... pero sí, lo entiendo. Y yo también soy un montón de ecléctico, por ejemplo escucho un montón de electrónica e incluso tecno, desde hace mucho tiempo. De hecho, hay tecno que considero bueno y tecno que considero malo (cuestión de criterio). Y después sí, por supuesto, de noche en plan fiesta me pones a un chimpancé dándole con un palo a un cocotero y yo le bailo alrededor.

      Eliminar
    11. Anónimo15/4/14 1:15

      Pues eso, que en una semana da tiempo a todo: a darse un paseo por Hernan Cattaneo, escuchar a Metallica y Pearl Jam, disfrutar con Extremoduro y Leño y acabar con Silvio Rodriguez y Milanés...que la música (mejor, peor o casi inaudible) es música y le doy gracias a quien haya que dárselas por tenerla. Y sí, te doy la razón Gus, alguna noche yo también veo a un chimpancé dándole con un palo a un cocotero y le acabo echando un baile y para eso no hace falta ningún tipo de criterio. Un placer la charla :)

      Eliminar
    12. Lo mismo digo, señora/señorita anónima, un placer!

      Eliminar
    13. mejor lo dejamos en anónima a secas eh? que para ser señorita me falta refinamiento y lo de señora me hace mayor jejeje. Seguid así!!

      Eliminar
    14. Lo que se hace para no ofender y se ofende igual... El caso es que aquí el único que firma soy yo y después me hago la picha un lío y no sé qué contesto a quién... :)

      Eliminar
    15. Por dios, ofendida nunca, en todo caso agradecida, por la música, por el post y por las respuestas. Anda que no hay razones para ofenderse bastante mejores que a una le llamen señorita/señora (bueno esto último se acerca jeje) :)

      Eliminar
    16. Ahí tenemos a la señorita delatándose... ;)

      Eliminar
  2. Rosetta Tharpe, "original soul sister"..... Mullerasa! . E coma ela outras tantas que foron relegadas a un segundo plano na historia da música. Gracias por acordarte dela. ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ute Lemper, Nina Hagen, Nico, Sam Brown... no solo pasa en la música, en todas las artes ocupan un "exótico" segundo plano. Cosas del machismo.

      Eliminar
  3. Siempre que pienso en este tema por una parte me entristece un poco , porque los que realmente merecen vivir de la música, porque la música es su vida, tienen que multiplicar esfuerzos para conseguirlo mientras los que viven "a costa" de la música vendiendo notas al peso y no escuchando más allá del sonido de la caja registradora, a esos, a esos si se les "permite". Por otra parte me alegra y admiro que todavía queden personas que le echan valor y ganas, que aguanten y saquen fuerzas de donde parece no haberlas para seguir creando, y tirar para delante, para conseguir su merecido sueño en el que el objetivo no se dibuja con el símbolo del dolar. Eso sí tiene valor.
    Otro buen post para dar que pensar, enhorabuena!! :) (A.1)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Confío en el vive y deja vivir, no creo conocer a ningún músico quiera tener demasiado que ver con ese extraño starsystem que nos venden. Cada día es más un circo lleno de freaks y cada día se distancian más de nosotros. Cada uno que haga con su vida lo que quiera, pero si eso se denomina música, igual nosotros deberíamos considerarnos otra cosa. ;)

      Eliminar
    2. "Otra cosa" es lo que hace ellos, sonido de garrafón; lo que haceis vosotros es destilar MÚSICA (así, con mayúsculas) de verdad

      Eliminar
    3. Joder, que me sacas los colores...

      Eliminar
    4. Pues que bien que mi opinión sea colorida :D y si son colores alegres mejor que mejor :)

      Eliminar
    5. La jeta como un tomate. Cómo nos queréis! Cómo os queremos!

      Eliminar
    6. Cómo os haceis querer!! Que querid@s nos sentimos!!
      Y debates tan interesantes como el que ha surgido por los comentarios de arriba hacen que os sintamos más cercanos. Me repito en comentarios anteriores: SOIS COJONUDÉRRIMOS!!

      Eliminar
    7. No lo hacemos nosotros solos, creo recordar cierto "debate" sobre el aborto que se saldó con unas diferencias irreconciliables con alguna persona... y BLA BLA Y BLA! :D Que nos guste rodearnos de lo mejorcito... pues SÍ!

      Eliminar
  4. Anónimo15/4/14 1:50

    Los debates cuando hay respeto por las distintas partes, el resto... pues eso, bla, bla, bla XD
    Es todo gracias al buen rollismo que emana por la4pared, recibes lo que das, dando buenos posts como este y buena música como la que haceis lo único que podeis recibir son buenas opiniones y buenos resultados :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por qué coño no habrá botón de like en blogger... :D Gracias!

      Eliminar
    2. Cierto :) No hay de qué ;)

      Eliminar
  5. El capitalismo también, pero bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... yo diría que el capitalismo es una consecuencia de la Revolución Industrial, el dinero, el trueque, la negociación y todas esas cosas sí que existían de antes, pero se configuraban de otra forma. Por ejemplo, concretamente el dinero, lo inventaron los fenicios.

      Eliminar

Siéntete libre de decir lo que realmente te apetezca.